¿QUÉ ES LA TMS?

La estimulación magnética transcraneal (del inglés transcranial magnetic stimulation, TMS) surgió como una técnica no invasiva y sin dolor para la modulación de la actividad neuronal por medio de la estimulación controlada de la corteza cerebral con impulsos magnéticos externos.

 

La configuración correcta de la frecuencia e intensidad de las ondas magnéticas permite regular la actividad de centros cerebrales específicos que juegan un papel importante en el padecimiento de ciertas enfermedades neurológicas. La TMS ha demostrado tener distintos efectos sobre el sistema nervioso central, siendo los de mayor impacto los siguientes:

NEUROPLASTICIDAD:

 

La TMS favorece la neuroplasticidad por medio del fortalecimiento de las sinapsis.

NEUROMODULACIÓN:

 

La TMS, promueve la regulación de los circuitos intracorticales al modificar las concentraciones de los distintos neurotransmisores

NEUROGÉNESIS: 

 

En cultivos celulares de neuronas, la TMS disminuyó la expresión de genes asociados a la neurodegeneración e incrementó la expresión del factor neurotrófico derivado del cerebro asociado a la neurogénesis (desarrollo neuronal), aprendizaje, entre otros.

NEUROPROTECCIÓN:

 

La TMS mostró un efecto neuroprotector a nivel molecular por medio del mejoramiento del metabolismo mitocondrial, importante para el balance apropiado de especies reactivas del oxígeno en las neuronas